!Comadres! Mantengan su Casa Impecable Con Estos Trucos Para Limpieza.

Cuando se trata de desinfectar, el cloro es el rey de la limpieza. Desde deshacerte de manchas a desinfectar herramientas de jardinería, existe poco contra lo que cloro no puede si quieres dejar reluciente tu casa.

Mientras que muchos del cloro son muy conocidos, como dejar con brillo la ropa, otros podrían ser muy sorprendentes y deberías aprender de ellos, como mantener el agua estancada alejada de los mosquitos que pueden transportar enfermedades.

Mantén limpios los juguetes de los niños

Cuando se trata de juguetes de niños, puedes esperar que estén cubiertos de gérmenes. Los bebés están a penas empezando a aprender sobre el mundo que los rodea, lo cual significa que están tocando todo y colocándose la mayoría de las cosas en su boca.

En lugar de limpiar cada uno de los juguetes de manera individual, sólo colócalos en una pileta con media taza de cloro y un galón de agua. Déjalos allí dentro durante 5 minutos y asegúrate de darles una buena limpiada con agua a posterior.

Limpia la caja de transporte de tu mascota

Las mascotas son adorables, pero en ocasiones su aroma no lo es. Ya sea que tu perro haya tenido un accidente en su caja de transporte, tu gato llevó algo oloroso dentro, o tu hamster llegó con suciedad del jardín y entró allí, deberás de necesitar algo poderoso para devolverle la limpieza original.

Una simple solución es mezclar en partes iguales cloro y agua y darle una buena limpieza. Ya sea que apliques la mezcla a un paño o la rocíes con una botella para una aplicación más controlada, tan sólo asegúrate luego, de secarla al completo.

El próximo truco te ahorrará muchas gotas de sudor…

Restaura los mosaicos a aquella época donde eran gloriosos

No existe nada mejor que los pisos recién colocados de mosaicos, particularmente porque no tarda mucho tiempo en que éstos se ensucien por diferentes elementos. A pesar de parecer impolutos, los mosaicos están llenos de gérmenes y puede ser difícil de creer que realmente vuelvan a estar tan limpios aún con una buena cepillada.

El bleach es realmente bueno en los mosaicos y su acción de limpieza puede renovar tus pisos y hacerlos lucir como nuevos. Coloca cloro directamente en el mosaico y frótalo con un cepillo de limpieza.

Quita las manchas de tus tazas

Quienes suelen beber café ya saben que una vez que una taza de éste se mancha, no existe cantidad alguna de detergente que pueda quitarla. Los bowls y demás platos están hechos de un material que son similares, por lo que pueden quedar manchados de manera permanente luego de una noche de spaghetti y curry.

A pesar que los platos manchados pueden ser desinfectados, pueden lucir cuestionables para invitados que miran demasiado. Quita las manchas al agregar cloro a tu lavadora de platos para un poder de limpieza extra. Para las manchas más complicadas, deja remojar los platos en el agua antes de lanzarlos al lavaplatos.

Aún las personas con más cuidados pueden sorprenderse con el siguiente truco…

Mantén tus flores refrescadas

Puede parecer contraproducente el exponer a las plantas a algo tan venenoso como el cloro, pero cortarlas son realmente acabar con ellas. Lo que el cloro puede provocar es limitar la cantidad de bacteria que crece en el recipiente, manteniendo las flores que luzcan frescas y previniendo que el recipiente se estropee.

Simplemente agrega un cuarto de cuchara de té de cloro a cualquier envase para evitar que las bacterias se extiendan a lo largo del recipiente. Otro buen punto es que tu recipiente necesitará menos limpieza luego de esto.

Haz que tus contenedores de basura sean menos olorosos

Ya sea que es el pequeño bote de basura en tu habitación o uno grande en el exterior, cualquier lugar en donde coloques tu basura se puede llenar de olor a bacteria. En lugar de que tus botes de basura se conviertan en la cuna del desastre de tu casa, límpialos con bleach.

Como parte regular de mantener limpia tu casa de gérmenes, puedes rociarlos con partes iguales de agua y cloro cuando salgas a dejar la basura. Para restaurar un bote de basura muy sucio, simplemente rocía cloro de manera directa para acabar con los gérmenes.